Saltar al contenido

Consejos para viajar en avión embarazada

consejos viajar en avion embarazada

Calcule el tiempo

Debido a que es más probable que las emergencias médicas para las mujeres embarazadas ocurran durante el primer y tercer trimestres, el mejor momento para viajar es durante el segundo trimestre, entre las 14 y 28 semanas. Ese también es el período del embarazo de Ricitos de Oro, cuando las náuseas matutinas probablemente han disminuido, pero aún no se ha llegado a la etapa en la que se es tan grande que es difícil moverse.

 

La ACOG dice que los viajes ocasionales de hasta 36 semanas generalmente se consideran seguros para las mujeres que están en bajo riesgo de emergencias médicas, pero las aerolíneas tienen sus propios límites y requerimientos de documentación. Hable con su médico acerca de cualquier preocupación antes de planear su viaje, y revise con la aerolínea antes de reservar los vuelos para ver sus políticas para las viajeras embarazadas.

 

Llevar provisiones

Las cabinas de los aviones suelen tener bajos niveles de humedad, lo que facilita la deshidratación durante los vuelos más largos. Para la mayoría de los viajeros los efectos son insignificantes, pero para las mujeres embarazadas, deshidratarse puede exacerbar los síntomas como las náuseas, la fatiga, los calambres y el estreñimiento, por no mencionar el aumento de los riesgos de complicaciones como el parto prematuro. Asegúrese de tener siempre agua con usted y tome pequeños sorbos cada pocos minutos, incluso cuando no tenga sed.

 

De manera similar, un estómago vacío puede empeorar problemas como las náuseas matutinas, y las caídas en el azúcar en la sangre pueden llevar a sentirse débil. Asegúrate de tener a mano y al alcance de la mano bocadillos saludables o caramelos de jengibre para mantener a raya las náuseas y los niveles de azúcar en la sangre relativamente estables.

 

Orinar temprano y con frecuencia

Un desafortunado efecto secundario tanto del embarazo como de una adecuada hidratación es la necesidad de ir al baño con frecuencia. No querrá que la pillen mirando con enfado a esa luz de “abróchese el cinturón” en un vuelo turbulento mientras le saltan encima la vejiga como si fuera un trampolín. Aproveche los baños cuando sean accesibles, incluso si no cree que necesite ir. Antes de salir de un restaurante, del aeropuerto, de un museo, etc., asegúrese de pasar por las instalaciones por si acaso. Su vejiga se lo agradecerá.

 

Elija un asiento de pasillo

No sólo es casi seguro que tendrá que levantarse para ir al baño durante los vuelos, sino que también querrá levantarse y estirar las piernas. Coger un asiento de pasillo puede darle un poco más de libertad para levantarse y moverse si lo necesita, sin mencionar una experiencia más armoniosa con los demás pasajeros en los asientos de al lado.

 

Calcetines de compresión

No siempre son el accesorio de moda más sexy, pero los calcetines de compresión son los mejores amigos de una mujer embarazada. Su circulación cambia durante el embarazo, y eso puede provocar cosas como hinchazón y dolores de cabeza. Los calcetines de compresión o “mangueras de soporte” pueden ayudar a mantener la sangre fluyendo, así como ayudar a reducir otras molestias relacionadas con el embarazo, como el síndrome de las piernas inquietas.

 

Viaje con poco peso

Aunque se fomenta el ejercicio ligero o moderado durante el embarazo, no se fomenta el levantamiento de pesos pesados. Evite empacar bolsas demasiado llenas que necesiten ser levantadas en contenedores elevados o en balanzas de aeropuerto. Hacer la maleta de acuerdo a una paleta de colores para que la ropa se pueda mezclar y combinar, se pueda volver a usar fácilmente y se pueda emparejar con los mismos zapatos y accesorios es una buena manera de reducir la cantidad de cosas que se necesitan llevar. Como lo es el uso de artículos multifuncionales como una chaqueta suave que puede servir también como una manta o una almohada. Dependiendo de donde viaje, muchos artículos -como el champú o la pasta de dientes- también pueden ser comprados o encontrados en su destino, lo que le permite dejar esos artículos no esenciales.

 

Hable con su médico sobre cuánto peso es apropiado para que usted levante en su etapa durante el embarazo, y equípese en el lado de muy poco en lugar de demasiado en su bolsa para evitar posibles complicaciones.

 

Tomar descansos

Dejando a un lado los muchos cambios físicos por los que pasa su cuerpo cuando está creciendo una persona, el embarazo también puede ser estresante y causar insomnio para algunas mujeres, lo que lleva al agotamiento. Es probable que no pueda hacer todo lo que podría hacer antes del embarazo, y eso está bien.

 

Haga un presupuesto durante su viaje para permitirse descansar. Reserve las escalas para que pueda llegar fácilmente a su próximo vuelo sin tener que pasar por el aeropuerto. Si va a manejar, trate de limitarse a no más de cinco o seis horas diarias en el auto con muchas paradas para estirar las piernas. Incorpore descansos (o mejor aún, ¡siestas!) en sus itinerarios diarios para asegurarse de tener oportunidades de recargar. Y asegúrese de mantener el ritmo. No querrá hacer tanto tan temprano en su viaje que no disfrute de la última parte del mismo.

 

Tenga un plan

Aunque viajar es seguro para la gran mayoría de las mujeres embarazadas, pueden ocurrir cosas. Planee con anticipación al saber cuáles son sus opciones médicas de emergencia en el camino y en su destino, especialmente si va a viajar al extranjero. Mantenga a la mano una copia de sus documentos prenatales. Y hable con su médico sobre las señales de advertencia o las cosas a las que debe estar atenta. Saber que tiene un plan de contingencia establecido puede darle tranquilidad mientras esté fuera de casa.

 

Pida ayuda

No tengas miedo de pedir ayuda cuando la necesites. Viajar puede ser estresante, y el embarazo añade capas de complicaciones y riesgos potenciales. ¿Olvidó su bocadillo y ahora se siente débil? Llame a la azafata para pedir un vaso de zumo. ¿No está segura de que debe levantar su maleta? Consiga a alguien que esté cerca para que le ayude. ¿Se siente acalorada y necesita un asiento en el metro? No dude en pedirle a alguien que ceda su asiento. Aunque no parezcas estar embarazada, si explicas la situación, la gente casi siempre está dispuesta a ayudar.