Saltar al contenido
Mumati

7 consejos para viajar con un bebé

viajar con bebe

Viajar con un bebé es una de las experiencias más enriquecedoras para los padres, pues son memorias que no tardan en echarse de menos. En España, no existe impedimento (más allá de razones médicas, económicas, etc.) para que todo niño con menos de un año puede subirse a un coche, tren, autobús o avión. De hecho, aerolíneas como Vueling, Iberia y Ryanair consideran bebés viajeros a los pequeños que tienen entre siete días de nacidos y dos años de edad.

En cualquier caso, es importante planear el viaje en función del pequeño: si es un recién nacido, deberás optar por trayectos cortos y tranquilos. Ahora, si vuestro crío tiene entre 3 meses y 6 meses de edad, podrás arriesgarte a recorrer Europa sin parar. Eso sí, presentando la correcta documentación. Prepárate entonces para hacer pequeñas modificaciones en las rutinas. Aquí te dejamos siete consejos que de seguro te ayudarán a organizar el mejor viaje con toda tu familia.

 

viajar con bebe

 

1. Planifica con antelación

Planificar nos ayuda a organizarnos y a prevenir situaciones engorrosas, así que empieza definiendo el lugar de destino, el tiempo de estadía y el medio de transporte que utilizarás.

Si vas a viajar con un bebé en avión, procura reservar un asiento cerca del pasillo porque puede que te toque realizar algunas caminatas para calmar al pequeño. Otro consejo muy útil es tomar la hora de la siesta del pequeño como referencia para reservar el boleto, de manera que viajes cuando el bebé esté durmiendo. Pero si el viaje es largo y con transbordo, evita los traslados bruscos y rápidos. Más vale esperar un poco y descansar, que ir a toda prisa con un bebé.

Pero sea cual sea el caso, haz una lista de planes, de manera que, si el “Plan A” no funciona, puedes optar por el plan “B” sin problema. Sin duda, esto aumentará tu capacidad de reacción ante los imprevistos y también te ayudará a identificar cuál es el mejor camino a seguir cuando las cosas no salgan como las has planeado. También realiza otra lista donde te asegures de llevar todo lo necesario y no falte ni un solo detalle.

2. Ten toda la documentación en perfecto estado

Es importante que mantengas toda tu documentación personal y la del bebé en perfecto estado. Por lo general, las autoridades competentes en los aeropuertos y terminales terrestres realizan una inspección minuciosa de todos los papeles para comprobar que todo esté en orden.

En España, algunos documentos no se utilizan dentro del territorio nacional, tal es el caso del DNI del bebé, que no pasa nada si no lo tenemos, aunque te recomiendo llevar alguna identificación del pequeño. Pero si quieres viajar a otros países dentro de la Unión Europea, entonces sí será necesario llevar el DNI. En caso de no tenerlo, siempre podrás presentar ambos pasaportes: el tuyo y el del bebé.

Para viajar a otras partes del mundo, es obligatorio tener el pasaporte y el correspondiente visado. Por tanto, te recomiendo contactar con el consulado del país de destino para que confirmes los requisitos que te pedirán al llegar

Los adultos que no son los padres o tutores legales del bebé, deberán tener una autorización firmada por quienes tengan su custodia y patria potestad. Este documento también es válido por si el crío viaja con uno de sus dos padres, y lo puedes obtener en las comisarías de policía, puestos de la Guardia Civil, juzgados y notarías.

3. Asegúrate de las necesidades básicas del bebé

Aunque sabemos que seguro esto lo sabes de sobra, nunca esta demás hacer un pequeño recordatorio. Un bebé necesita que cubramos sus necesidades básicas en todo momento. Tampoco hay que excederse con los biberones, más bien asegúrate de llevar suficiente comida, agua, toallas húmedas y pañales.

 

viajar con un bebe

 

Siempre, Agua y comida

Por lo general, en los aeropuertos se permite llevar leche de fórmula (lista o en polvo) y/o materna, sin embargo, verifica qué dice la normativa de líquidos de la Unión Europea, pues, hay casos en los que restringen a 100 ml (o menos) la cantidad de líquido en los envases. Si piensas amamantar, incluye también agua para ti para que te mantengas hidratada durante todo el viaje. Por otro lado, si el bebé come alimentos sólidos, puedes llevarle lo que te parezca necesario.

Sabemos de aerolíneas que ofrecen comida y pañales para bebé, por lo tanto, pregunta antes de hacer el viaje, así evitarás llevar demasiado peso. Sea cual sea el caso, te recomendamos indicar al personal de seguridad lo que lleva y porqué. Y preparado para que te inspeccionen minuciosamente como medida de seguridad.

Nunca están de más unas buenas toallas húmedas y pañales

Lleva suficientes, pues nunca sabrás cuántos percances ocurrirán en el camino y cuántos cambios de pañales tendrás que hacer. También pregunta con anterioridad dónde queda el baño, e incluye en el equipaje algunas bolsas donde puedas meter los pañales sucios y alguna loción para el bebé.

Si vas a viajar con un bebé en avión, vístelo con ropa fácil de quitar para que no te compliques a la hora del cambio de pañal. Los aviones disponen de cambiador, lo cual mola muy bien. También, ten a la mano una muda de ropa extra, tanto para ti como para el pequeño en caso de que vomite. Por último, llévale una mantita que lo mantenga cálido y le recuerde a casa.

Infaltable: Biberones y chupete

Los biberones no sólo sirven para darle de comer al bebé. Son una herramienta muy útil, ya que permiten calmar a los pequeños en situaciones en las que sus oídos son vulnerables al ruido de los motores. El chupete cumple este rol de la misma manera. En caso de que el bebé esté durmiendo, no hay porqué molestarlo.

Los cambios de presión, como los producidos por el despegue, aterrizaje o turbulencias de los aviones, o, en el caso del transporte superficial, al subir una montaña o pasar por un terreno rocoso, suelen causar dolor de oídos en los pequeños, de manera que otra excelente opción son los tapones de oídos para bebés.

4. Lleva siempre un botiquín de primeros auxilios

Antes de viajar, lleva a tu bebé con el pediatra y deja que sea este quien decida si el crío se encuentra en perfecto estado de salud para realizar este viaje que tanto esperas.

Prepara un botiquín de primeros auxilios por si el bebé se complica un poco de salud. Incluye artículos indispensables para cualquier emergencia leve (termómetro, cuentagotas, jeringuillas, jabón antiséptico, tiritas adhesivas, etc.), materiales específicos para tratar afecciones o algunas enfermedades (inhalador, pomada antiinflamatoria, etc.) y no olvides las medicinas prescritas por el doctor antes del viaje, si así fuere el caso.

Prepara el botiquín teniendo en cuenta el lugar de destino. Si tienes planeado viajar con un bebé en coche a la casa de campo de los abuelos, no olvides el repelente, protector solar, crema hidratante y otros productos que creas necesarios para que la estadía sea placentera.

5. Viajad ligeros de equipaje

Mientras más ligero viajes, mejor podrás desplazarte. Deberás empacar lo estrictamente necesario que, honestamente, serán más cosas del crío que vuestras. Para hacer tu equipaje ligero, averiguad si las cosas que lleváis se pueden conseguir en el lugar de destino. Si es así, lo mejor es sacarlas del equipaje.

Moverse con un bebé es complicado y requiere de tiempo para trasladarse de un lugar a otro. Entonces, si el equipaje de mano pesa más de lo que puedes soportar, considera la destreza y agilidad que obtendrás si desempacas un poco.

6. La mochila portabebés, tu gran aliada

 

viajar con bebe

 

Sin que te quepa la menor duda, el porteo será tu mejor aliado al viajar con un bebé. Es muy práctico para desplazarse por lugares en concretos, además de que no ocupa mucho espacio, por lo que encaja perfectamente en cualquier sitio.

Las mochilas portabebés permiten mayor libertad de movimiento y son cómodas para transportar a los niños. También agiliza los traslados y mantiene cálido el cuerpo del pequeño junto al del padre, lo cual brinda seguridad: al tener cerca a vuestro bebé, podréis  saber cómo se encuentra de ánimo y salud. Además, es más fácil entretenerlos y dormirlos.

El cochecito plegable también es práctico y ocupa poco espacio en los compartimentos superiores del avión o autobús, o en la parte trasera de los coches para adultos. Sin embargo, ten en cuenta que en los aeropuertos os harán plegarlo para pasarlo por un escáner. Te recomendamos desmontar el carrito con antelación y llevar al bebé en la mochila portabebés.

7. Mantenlo siempre entretenido

Como padres, hay que tener paciencia, sobre todo cuando los bebés se ponen inquietos porque tienen hambre, sueño, miedo o se sienten incómodos. Lo que lleves como entretenimiento será clave para calmar su angustia y evitar molestar a los demás pasajeros.

Si vas a viajar con un bebé en avión, con apenas meses de nacido, un juguete, música suave y su comida serán distracciones suficientes. Pero si el crío tiene más edad (por ejemplo, más de seis meses), te recomiendo mostrarle una serie o película animada en la pantalla de los aviones. Igualmente, viajar con un bebé en coche, tren o autobús significa que tendrás que jugar con él y su peluche preferido, o mostrarle un libro de actividades que lo mantenga ocupado con pegatinas y  colores.

En caso de que nada de estos funcione o se te hayan olvidado los juguetes, tendrás que poner vuestra imaginación a volar. Inventa un cuento, canta una canción, muévelo suavemente o haz muecas con la cara. También utiliza a tu favor los elementos que se encuentra a la mano. Un ejemplo concreto: hacer un avión de papel con una servilleta.

De verdad, esperamos que estos sencillos consejos puedan ayudarte a realizar el viaje familiar que siempre has querido, y, sobre todo, que tu bebe disfrute del viaje tanto como tú. Recuerda tener mucha paciencia, estamos seguros que siguiendo todos estos consejos todo te saldrá ¡de maravilla!