Saltar al contenido
Mumati

Cómo es la prueba de la glucosa en el embarazo

prueba de la glucosa embarazo

A las mujeres embarazadas, cuando llegan a un determinado período de gestación, deben de someterse a la prueba de la glucosa. Esta prueba consiste en detectar la diabetes gestacional.

 

¿En que consiste la prueba de la glucosa en el embarazo?

 

¿Y qué es eso? A veces a la mujeres embarazadas, les da positivo en azúcar y no necesariamente padecen diabetes. Este aumento del azúcar en sangre es completamente normal y se produce por una alteración hormonal debido a la gestación. De ahí que se le llame glucosa gestacional, ya que cuando des a luz, dejarás de tener el nivel de azúcar en la sangre que tenías. Pero de todas maneras hay que tomar unas medidas si te da positivo en la glucosa.

Esta prueba se hace alrededor de la semana 22-24 de gestación. Se te tomará en ayunas una primera extracción de sangre y te darán a beber un sobre con 50 ml. de glucosa pura. El sabor es dulce así que no te preocupes por ello. Pero deberás esperar una hora hasta volver a tomar otra extracción de sangre.

Al no tener nada en el estómago, puede que la glucosa te haga sentirte hinchada o llena y podrás tener algún mareo o angustia por lo que es mejor que te sientes y te relajes mientras te dan los resultados.

 

prueba de la glucosa embarazo

 

Si te da negativo puedes estar tranquila y hacer la vida normal que llevabas. Si te da positivo en glucosa, te volverán a repetir la prueba, pero esta vez tomarás 100 ml. de glucosa y te pincharán hasta 3 veces, con una hora de intervalo en cada extracción.

A muchas mujeres les da negativo en la segunda prueba pero si te vuelve a dar positivo, no te preocupes, tu ginecólogo o matrona te pondrán una dieta para que bajes los niveles de glucosa en sangre.

El único problema de las mujeres que les dan positivo en glucosa gestacional y no les baja los niveles de azúcar, es que los bebés nacerán con bastante peso y puede que si no controlas su alimentación en un futuro junto con su pediatra, podrán tener problemas de obesidad y todas las consecuencias que ello conlleva, pero no te alteres que siempre se puede controlar y no pasar absolutamente nada.

Es una prueba sencilla, aunque un poco molesta por las veces que te extraen sangre y el día entero a esperar a terminar la prueba y si haces caso a la dieta que te ponga la matrona, no tendrás por qué tener un bebé gordito o con peso de más.